icono telefono
999 196 0975
icono chat
999 142 52 32
icono mail
urologiamerida@gmail.com
icono skype
Urologia Merida
English Spoken

¿Cuáles son los tipos de infecciones en las vías urinarias y que las produce?

Existen muchos tipos de infecciones de vías urinarias, las cuales pueden dividirse atendiendo a si existe presencia de signos y síntomas (fiebre, disuria, etc) o no y ateniendo a la región del cuerpo en donde se presenta la infección.

Atendiendo a si existe (o no) la presencia de síntomas tenemos:

  • Bacteriuria asintomática: Se define por la presencia de bacterias en la orina, sin embargo, no existe signo ni síntoma alguno, por lo que la mayoría de las veces pasa desapercibida y no necesita un tratamiento farmacológico (excepto en las pacientes embarazadas).
  • Infección de vías urinarias (sintomática): Es cuando existen diferentes síntomas urinarios (tales como disuria, tenesmo, hematuria, entre otros), pueden estar acompañadas por fiebre y en un análisis de la orina se encuentran presencia de bacterias (entre otros elementos).

Atendiendo a la localización anatómica en donde se presenta la infección tenemos:

  • Infecciones de vías urinarias altas: Pielonefritis aguda.
  • Infecciones de vías urinarias bajas: Cistitis aguda, prostatitis bacteriana aguda (en hombres), uretritis, entre otras.

Las infecciones de vías urinarias son un padecimiento común (en especial en las mujeres por el tamaño de la uretra) y afortunadamente, con los tratamientos antibióticos actuales han ido menguando de manera rápida.

¿Cuáles son los tipos de infecciones en las vías urinarias y que las produce?

Como ya mencionamos, la infección de vías urinarias altas que es más frecuente es la pielonefritis aguda, en esta infección, la región anatómica que se encuentra infectada es el riñón, pudiendo ser uno solo o ambos.

La pielonefritis aguda es una enfermedad inflamatoria infecciosa que afecta la región del parénquima y la pelvis del riñón. La causa más frecuente de la pielonefritis aguda es la invasión de ciertas bacterias tales como E. coli, Proteus, Klebsiella, Enterobacter y Pseudomonas en mayor frecuencia y Enterococcus faecalis y Staphylococcus aureus en menor frecuencia.

Los síntomas presentados en la pielonefritis aguda pueden variar, yendo desde fiebre, taquicardia (más de 100 latidos cardíacos por minuto), dolor en la región lumbar (espalda baja), escalofríos, hasta síntomas de irritación durante el momento de orinar (urgencia, polaquiuria, disuria). También es frecuente que se presente náusea, vómito y diarrea. Por lo general, al momento de explorar al paciente hay dolor intenso en la palpación del ángulo costovertebral. La fiebre es el elemento principal que permite diferenciar entre la cistitis y la pielonefritis, debido a que se presenta en “valla de picos”, es decir, con picos altos que muestran curación en un lapso de 72 horas de haber iniciado el tratamiento farmacológico.

La pielonefritis enfisematosa es una modalidad particularmente intensa de la pielonefritis y se acompaña de producción de gases en dentro de los riñones y de las estructuras cercanas a los riñones. Se presenta de manera más frecuente en los pacientes que padecen diabetes (mal controlados) y es una presentación más agresiva de la enfermedad.

La pielonefritis xantogranulomatosa aparece cuando existe una obstrucción crónica de las vías urinarias (normalmente por piedras) lo que impide que la orina sea expulsada de los riñones, provocando de esta manera destrucción de los riñones y pudiendo poner la vida del paciente en peligro si no recibe tratamiento inmediato.

Existen diversas infecciones de vías urinarias bajas, siendo la cistitis (inflamación de la vejiga )la más frecuente.

La cistitis aguda es una infección de la vejiga y por lo general es ocasionada por la bacteria E. coli y de manera poco común por enterococos. Normalmente la infección llega hasta la vejiga debido a que la bacteria suber por medio de la uretra y se aloja en ese sitio (vejiga). Aunque menos común, en niños puede llegar a presentarse una cistitis ocasionada por virus (adenovirus).

Con frecuencia, los síntomas que se presentan en la cistitis aguda son la polaquiuria, urgencia urinaria, disuria y dolor suprapúbico. Es probable que en el caso de las mujeres existe hematuria macroscópica (orina con sangre visible) y a menudo las manifestaciones aparecen después de haber tenido relaciones sexuales. Normalmente cuando se realiza la exploración física existe dolor suprapúbico a la palpación, sin embargo existen casos en los que no haya presencia de dolor a la palpación.

La prostatitis bacteriana aguda se presenta exclusivamente en los hombres, debido a que se da cuando las bacterias colonizan la próstata y se caracteriza por presentar inflamación de la próstata. Las bacterias más frecuentes son la E. coli y Pseudomonas, siendo los enterococos menos frecuentes. La manera en la que normalmente llega la infección a la próstata es por medio ascendente a través de la uretra y por el reflujo de orina infectada a los conductos prostáticos.

En los casos de prostatitis bacteriana aguda, con frecuencia existe dolor perineal, sacro o suprapúbico, así como fiebre, polaquiuria, urgencia urinaria, disuria, retención urinaria (en caso de que la inflamación prostática sea muy severa). Al momento de la exploración física, existe dolor intenso a la palpación de la próstata, así como aumento de la temperatura prostática.

Existen varios factores que pueden producir las infecciones de vías urinarias, los cuales se relacionan con el ambiente, las características del paciente y las características del microorganismo que ocasiona la infección.

Dentro de los factores ambientales de importancia en las mujeres está la “ecología vaginal”, debido a que cuando la vagina se encuentra colonizada por bacterias de la microbiota intestinal (por mala técnica de higiene) incrementa el riesgo de presentar infecciones de vías urinarias.

Las anomalías anatómicas y funcionales, como las que ocasionan obstrucción de las vías urinarias y de manera secundaria incapacidad de expulsar la orina incrementa el riesgo de padecer infecciones de vías urinarias.

Algunas enfermedades que padecen los pacientes, tales como diabetes (de manera específica en los pacientes descontrolados) e incluso infecciones de vias urinarias recurrentes incrementan en gran manera el riesgo de padecer infecciones de vías urinarias.

Si tu o alguno de tus familiares presenta alguna infección de vías urinarias, no dudes en acudir de manera inmediata con un médico urólogo para atender de manera oportuna la infección y así evitar complicaciones.

5/30/2018