icono telefono
999 196 0975
icono chat
999 142 52 32
icono mail
urologiamerida@gmail.com
icono skype
Urologia Merida
English Spoken

¿Qué es la Disfunción eréctil?

La disfunción eréctil es la incapacidad del hombre para tener o mantener una erección durante el tiempo necesario para poder tener relaciones sexuales de manera satisfactoria, la disfunción eréctil también es conocida como impotencia.

La disfunción eréctil ocasional no es tan rara como muchos piensan, muchos hombres la pueden experimentar cuando atraviesan momentos de estrés o preocupación, sin embargo, si la disfunción eréctil se presenta de manera continua, puede ser un síntoma resultado de alguna enfermedad que se esté produciendo en el cuerpo.

La disfunción eréctil afecta al 50 % de los hombres mayores de 40 años, perjudicando de manera importante la calidad de vida, es un problema común en pacientes de estas edades y puede tener muchas causas.

Anatomía

Para poder manejar de manera adecuada la disfunción eréctil, es necesaria una comprensión de la anatomía del pene.

El pene es el órgano sexual masculino, alcanza su tamaño completo durante la pubertad. Además de su función sexual, actúa como conducto para la orina. Está hecho de varias partes:

  • Glande (Cabeza del pene): En hombres que no han sido circuncidados, el glande está cubierto por un tejido rosado y húmedo llamado mucosa y lo que cubre al glande en su totalidad es el prepucio. En hombres circuncidados, el prepucio es removido por medio de una cirugía.
  • Cuerpos cavernosos: Son dos columnas de tejido que van a los lados del pene. La sangre llena este tejido para poder ocasionar una erección.
  • Cuerpo esponjoso: Es una columna de tejido esponjoso que se extiende a lo largo del frente del pene y termina en el glande, se llena de sangre durante la erección manteniendo la uretra abierta.
  • Uretra: Atraviesa el cuerpo esponjoso del pene y sirve como conducto de la orina, expulsandola finalmente del cuerpo.

Como todas las partes del cuerpo, el pene posee venas y arterias importantes, las cuales se encargan de bombear la sangre a través de él. La arteria común del pene deriva de la arteria pudenda y se divide en las arterias dorsal, bulbouretral y cavernosa.

  • Arteria pudenda
  • Arteria común del pene
  • Arteria dorsal.
  • Arteria bulbouretral.
  • Arteria cavernosa.

La arteria dorsal es la que ocasiona que el glande del pene se hinche durante la erecciòn, mientras que la arteria bulbouretral se encarga de llevar sangre al bulbo y al cuerpo cavernoso del pene.

La arteria cavernosa es la encargada de ocasionar la hinchazón del cuerpo cavernoso y por lo tanto es la arteria principalmente responsable de ocasionar la erección. A su vez, de la arteria cavernosa salen muchas arterias de helicina, las cuales suministran el tejido eréctil trabecular y los sinusoides. Las arterias de helicina son contraídas y tortuosas cuando el pene se encuentra en estado flácido, sin embargo se dilatan y se vuelven rectas durante la erección.

El drenaje venoso de los cuerpos cavernosos se origina en unas venas muy pequeñas (vénulas) que salen desde los sinusoides periféricos inmediatamente debajo de la túnica albugínea (envoltura del cuerpo cavernoso del pene). Estas vénulas viajan en las trabéculas entre la túnica albugínea y los sinusoides periféricos para formar el plexo venoso subtunical antes de salir como venas emisarias.

El comportamiento sexual involucra la participación e interacción de múltiples nervios de la médula espinal y del cerebro, por lo que el pene solamente representa un componente del proceso que lleva a la erección.

Fisiopatología

Los factores que median la contracción y relajación del pene tienen gran importancia en cuanto a la fisiopatología de la disfunción eréctil, debido que el grado de contracción del músculo liso del cuerpo cavernoso determina que tan bien está funcionando el pene.

El equilibrio entre la contracción y la relajación está controlado por diversos factores, desde factores centrales como factores periféricos y a su vez involucran muchos transmisores y sistemas de transmisión.

Los nervios y el endotelio de los sinusoides y los vasos sanguíneos en el pene producen y liberan diferentes sustancias conocidas como transmisores y moduladores, los cuales se encargan de controlar el estado contráctil de los músculos lisos corporales.

Los factores que se encuentran involucrados y median la contracción del pene son la noradrenalina, endotelina-1, neuropéptido Y, prostanoides, angiotensina II, entre otros.

Los factores que se encuentran involucrados y median la relajación del pene son el óxido nítrico, acetilcolina, péptido intestinal vasoactivo, péptido activador de adenil ciclasa pituitaria, el péptido relacionado con el gen de calcitonina, adrenomedulina, el adenosin trifosfato y los prostanoides de adenosina.

Dentro de los factores que median la relajación del pene y son de suma importancia para que la erección se presente, tenemos que el óxido nítrico juega un papel  sumamente importante.

Los medicamentos que se utilizan actualmente para tratar la disfunción eréctil fueron desarrollados como resultado del trabajo experimental y clínico que demuestra que el óxido nítrico liberado por las terminaciones nerviosas ocasiona una relajación en las células del músculo liso vascular y corporal de las arterias peneanas y las trabéculas, dando como resultado una erección.

En los cuerpos cavernosos del pene, el óxido nítrico se encarga de activar la enzima guanilato ciclasa, la cual tiene como función aumentar el monofosfato de guanosina cíclico (cGMP). La relajación de los músculos lisos vasculares por la acción del monofosfato de guanosina cíclico (cGMP) conduce a una dilatación de los vasos sanguíneos, y como resultado, al aumento del flujo sanguíneo.

La erección se presenta como respuesta a diferentes tipos de estímulos (táctiles, olfativos y visuales). La capacidad de lograr y mantener una erección no solamente depende de la porción del pene, si no también del estado de los nervios periféricos, la integridad del suministro de sangre por medio de los vasos sanguíneos y los procesos bioquímicos que ocurren dentro del cuerpo.

La estimulación sexual ocasiona que diferentes neurotransmisores sean liberados de las terminaciones nerviosas del nervio que inerva al cuerpo cavernoso, así como liberación de factores de relajación de las células del endotelio de los sinusoides.

La relajación del músculo liso sinusoidal incrementa su capacidad de distensión, lo que facilita el llenado rápido y la expansión. Las vénulas debajo de la túnica albugínea rígida se contraen, lo que da como resultado una oclusión casi total del flujo venoso. Estos eventos producen una erección con una presión intracavernosa de 100 milímetros de mercurio

La estimulación sexual adicional produce que se desencadene el reflejo bulbocavernoso. Los músculos isquiocavernosos comprimen con fuerza la base de los cuerpos cavernosos que se encuentran llenos de sangre, lo que ocasiona que el pene alcance la erección y la dureza completa cuando la presión intracavernosa alcanza los 200 milímetros de mercurio (o más). A esta presión, tanto el flujo de entrada como el flujo de salida cesan de manera temporal.

La regresión al estado de flacidez del pene se da como resultado del cese de la liberación de los neurotransmisores, así como la excitación del sistema nervioso parasimpático durante la eyaculación.

La contracción del músculo liso trabecular vuelve a abrir los canales venosos, permitiendo de este modo que la sangre que se encontraba contenida en los cuerpos cavernosos sea expulsada y por lo consiguiente, se produzca la flacidez del pene.

También la testosterona juega un papel importante al momento de la erección y se ha observado que algunos de los pacientes que cursan con disfunción eréctil también tienen niveles bajos de testosterona (hipogonadismo)

Etiología (causas)

Existen muchas causas de la disfunción eréctil o impotencia. Existen factores orgánicos (propios de la estructura del cuerpo), fisiológicos (que guardan relación en la manera en cómo funciona el cuerpo), endocrinos (se refieren a la producción de hormonas, ya sea al exceso o a la falta de éstas) y psicógenos (psicológicos) que están involucrados en la capacidad de obtener y mantener una erección.

A grandes rasgos, podemos decir que la disfunción eréctil se divide en 2 amplias categorías (orgánica y psicógena). Aunque la mayoría de los casos de disfunción eréctil se atribuyeron a factores psicológicos, actualmente se ha observado que la disfunción eréctil psicógena pura es poco común, sin embargo, muchos pacientes con causas orgánicas (propias de la estructura del cuerpo) también pueden tener algún componente psicológico que esté relacionado.

Algunos de los padecimientos o condiciones que se relacionan con la disfunción eréctil son los siguientes:

Dentro de las causas vasculares de la disfunción eréctil tenemos la aterosclerosis, infarto al miocardio, hipertensión arterial, traumatismos sobre los vasos sanguíneos, entre otras, y son las responsables de aproximadamente el 50 % de los casos de disfunción eréctil en pacientes mayores de 50 años

La radioterapia para cáncer de pelvis y como tratamiento de cáncer de próstata, pueden ocasionar como resultado daño en los vasos sanguíneos, por lo que tanto los vasos sanguíneos y los nervios del pene pueden resultar afectados y pueden ocasionar disfunción eréctil. Se sabe que alrededor del 50 % de los pacientes que se someten a radioterapia por estos tipos de cáncer, llegan a presentar disfunción eréctil dentro de los 5 años posteriores al tratamiento.

Algún golpe a los vasos sanguíneos o nervios de la pelvis, también puede ocasionar disfunción eréctil, por ejemplo, se ha demostrado que los pacientes que montan bicicleta por periodos largos de tiempo, han desarrollado impotencia con mayor frecuencia que aquellos que no lo hacen, esto se debe a que hay una compresión de la región genital por el asiento de la bicicleta y por periodos muy prolongados de tiempo, pueden dañar los nervios y los vasos sanguíneos, sin embargo, también se ha observado que los pacientes que practican ciclismo menos de 3 horas a la semana han desarrollado cierta protección contra la disfunción eréctil.

Los pacientes que cursan con diabetes descontrolada durante muchos años, también pueden llegar a presentar daño en los nervios y los vasos sanguíneos del pene, pudiendo ocasionar de esa manera disfunción eréctil.

Algunas enfermedades del pene, como la enfermedad de peyronie pueden ocasionar fibrosis y curvatura del pene. Los pacientes con enfermedad de peyronie severa pueden tener demasiado tejido fibrótico en el pene y por lo tanto impedir el flujo sanguíneo, ocasionando impotencia.

Se ha observado que de 10 a 20 % de los pacientes que se someten a cirugía de próstata por cáncer de próstata sufren lesiones en los nervios del pene, ocasionando disfunción eréctil.

Epidemiología

La disfunción sexual se presenta tanto en hombres como en mujeres. En el “Estudio de Desempeño Masculino en el Envejecimiento” realizado en Massachusetts (MMAS) se observó que 52 % de los encuestados reportó algún grado de disfunción eréctil, de los cuales el 10 % refirió sufrir de disfunción eréctil completa, 25 % disfunción eréctil moderada y 17 % disfunción eréctil leve.

Se ha observado a lo largo del mundo que el envejecimiento tiene una fuerte asociación con la disfunción eréctil, siendo los pacientes mayores de 50 años en los que se ha detectado este tipo de enfermedad.

Cuadro clínico

Los pacientes con disfunción eréctil pueden presentar diferentes manifestaciones, dependiendo de las características del paciente.

Los síntomas de la disfunción eréctil que los pacientes presentan con mayor frecuencia son los siguientes:

  • Problemas para tener una erección.
  • Dificultad para mantener una erección el tiempo suficiente durante las relaciones sexuales.
  • Disminución de la líbido o el deseo sexual.

Para que los síntomas mencionados pueden ser considerados como criterios verdaderos y confiables, deben de haber estado presentes desde hace al menos 6 meses, así como ocasionar estrés de manera importante al paciente y no deben de poder ser explicados por un trastorno mental no sexual, una afección médica, los efectos de algún medicamento, o la angustia de una situación grave.

Otros desórdenes sexuales relacionados con la disfunción eréctil son:

  • Eyaculación prematura: Consiste en la eyaculación a la menor estimulación.
  • Retraso en la eyaculación: Un paciente con retraso en la eyaculación, solamente logra eyacular haciendo un gran esfuerzo y después de mantener una relación sexual prolongada (30-45 minutos).
  • Anorgasmia: Incapacidad de alcanzar el orgasmo después de una estimulación importante.

Tratamiento para la disfunción eréctil

Existen muchos tipos de tratamiento para la disfunción eréctil, sin embargo, lo que va a definir qué tratamiento se va a aplicar a algún paciente son las características que presente, también es importante incluir a la pareja del paciente en la decisión del tratamiento a seguir.

Los tratamientos utilizados para tratar la disfunción eréctil varían desde la toma de medicamentos, la colocación de ciertos dispositivos que ayuden a la erección y en algunos casos, la cirugía de pene.

Tratamiento con medicamentos

Existe una variedad realmente amplia de medicamentos que existen para ayudar en el tratamiento de la disfunción eréctil. Los medicamentos que actualmente se están desarrollando incluyen agonistas dopaminérgicos, receptores de melanocortina, inhibidores de la fosfodiesterasa 5, entre otros.

Dispositivos que facilitan la erección

Existen 2 tipos de dispositivos que facilitan la erección, los cuales son los siguientes:

  • Dispositivos de constricción: Los pacientes que tienen algún problema en sus vasos sanguíneos del pene y por lo tanto presentan una “fuga vascular” (venosa) pueden necesitar un dispositivo de constricción, el cual es colocado en la base del pene para mantener la erección.
  • Dispositivos de vacío: Los dispositivos de vacío para extraer sangre al pene son un método relativamente económico para producir una erección. Estos dispositivos son cilíndricos y están hechos de plástico y son colocados sobre el pene. El aire se bombea causando un vacío parcial. Se debe de liberar el vacío después de unos minutos y luego volver a aplicar el vacío. Después de obtener una erección se coloca una banda constrictora en la base del pene.

Tratamiento quirúrgico

Algunos pacientes son candidatos para el tratamiento quirúrgico, es importante recordar que cualquier cirugía que se realice tiene riesgos, sin embargo, cuando un médico urólogo realiza este tipo de cirugías los riesgos son menores y las complicaciones que puedan llegar a presentarse durante o después de la cirugía son manejadas de la manera adecuada.

Algunas de las cirugías que se pueden llevar a cabo son las siguientes:

  • Revascularización quirúrgica.
  • Eliminación quirúrgica del flujo venoso.
  • Colocación de implantes de pene.

Si tu o alguno de tus familiares padece disfunción eréctil o ha comenzado a presentar alguno de los síntomas mencionados, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. En Urología Mérida contamos con médico urólogo y andrólogo altamente especializado en tratar este tipo de problemas, así como diversas opciones de tratamiento, por lo que si radicas en Mérida, Yucatán (o en algún otro estado de la República Mexicana) no dudes en contactarnos.

5/30/2018