icono telefono
999 196 0975
icono chat
999 142 52 32
icono mail
urologiamerida@gmail.com
icono skype
Urologia Merida
English Spoken

Laparoscopía y su uso en la urología

La laparoscopía en urología es una de las diferentes técnicas de intervención que existen, siendo la alternativa mínimamente invasiva de la cirugía abierta convencional. Consiste en la introducción de una pequeña cámara llamada laparoscopio, la cual se utiliza para observar las estructuras que se encuentran dentro del abdomen, transmitiendo así las imágenes que el laparoscopio capta a una pantalla a través de la cual el cirujano puede guiarse para realizar diferentes procedimientos quirúrgicos. El laparoscopio no sirve únicamente para observar las estructuras que se encuentra dentro de la cavidad abdominal, sino que muestra una imagen incrementada de tamaño con respecto al tamaño real de la estructura, con la finalidad de obtener una mejor visión de los órganos abdominales.

La laparoscopía en urología, como en las demás ramas de la medicina, es considerada una cirugía mínimamente invasiva, debido a que solo requiere de 3 a 4 incisiones, cuyas medidas van de 0.5 centímetros a 1 centímetro de diámetro, en comparación con una cirugía abierta, la cual realiza incisiones de aproximadamente 15 o 20 centímetros. Por medio de las incisiones realizadas en la laparoscopia se ingresan el laparoscopio y los demás instrumentos necesarios para llevar a cabo la operación.

¿Cuáles son los padecimientos urológicos en los que puede utilizarse la laparoscopía?

La cirugía laparoscópica puede utilizarse en un gran número de padecimientos relacionados con la urología. Algunos de los procedimientos laparoscópicos más frecuentes son los siguientes:

  • Nefrectomía laparoscópica: Es una técnica mínimamente invasiva (debido a que se utiliza el laparoscopio) para el tratamiento de diversas enfermedades relacionadas con el riñón (cáncer renal, obstrucción o litiasis renal, entre otras). Debido a que es una técnica mínimamente invasiva permite un período de hospitalización más corto, una recuperación más rápida y la obtención de los mismos resultados de la cirugía abierta. Habitualmente dura entre 2 y 4 horas.
  • Prostatectomía radical laparoscópica: Es un procedimiento aceptado y establecido para el cáncer de próstata localizado. Es una técnica laparoscópica que es realizada a través de 4 o 5 incisiones en el abdomen, a diferencia de la cirugía abierta, en la cual es necesario realizar una incisión en la línea media de la parte baja del abdomen. Durante este procedimiento, la próstata es separada de la vejiga y de la uretra, posteriormente estas estructuras son unidas nuevamente. La duración de este procedimiento puede variar de 2 a 4 horas, dependiendo de las características de cada paciente (tamaño de la próstata, forma en la pelvis, peso del paciente, cirugías abdominales previas, entre otras).
  • Pieloplastia laparoscópica: Es un procedimiento bastante seguro, en el cual se emplea una técnica mínimamente invasiva. Esta cirugía está indicada para corregir la obstrucción o el estrechamiento del uréter en el sitio donde éste se une al riñón, la cual puede ser ocasionada por la presencia de piedras (litiasis ureteral), entre otras causas.
  • Ureterolitotomía laparoscópica: Es un procedimiento eficaz como tratamiento para la litiasis ureteral en la cual han fallado otras técnicas como la litotricia extracorpórea por ondas de choque. Al ser una intervención laparoscópica disminuye el número de días de estancia intrahospitalaria en comparación con la cirugía abierta.

¿Qué beneficios ofrece la laparoscopía en urología?

Así como en las otras ramas de la medicina, la laparoscopía en urología presenta los mismos beneficios terapéuticos de las cirugías abiertas convencionales, con la diferencia de que existe notablemente menor dolor posoperatorio, así como menos días de estancia intrahospitalaria, recuperación más rápida y mejor resultado estético, así como un retorno más rápido al estilo de vida habitual y a las actividades cotidianas.

¿Qué riesgos tiene la cirugía laparoscópica?

Así como todos los procedimientos quirúrgicos llevados a cabo en las diferentes ramas de la medicina, la laparoscopía en urología también puede presentar diversas complicaciones. Ciertamente el médico realizará una valoración para determinar si el paciente es candidato a ser sometido a una cirugía laparoscópica, sin embargo, en un pequeño porcentaje de los casos, existe la posibilidad de convertir una cirugía laparoscópica en una cirugía abierta. Algunas de las razones por las cuales una cirugía laparoscópica puede ser convertida en una cirugía abierta son las siguientes:

  • Existencia de complicaciones importantes durante la intervención.
  • Cuando la operación no procede de la manera en cómo el cirujano tenía previsto que procediera.

Otros riesgos que existen en la cirugía laparoscópica como los hay en las cirugías abiertas son los siguientes:

  • Hemorragia: Durante cualquier intervención existe la posibilidad de que se presente sangrado, por lo que es posible que sea necesario una transfusión sanguínea.
  • Infección: A todos los pacientes se les administra antibióticos vía intravenosa, esto es con la intención de reducir las infecciones postoperatorias.
  • Daño a otros órganos o tejidos: Aunque es muy poco probable, existe la posibilidad de en otros órganos que se encuentren cerca, así como vasos sanguíneos, lo que podría llevar al paciente a necesitar otra cirugía.

¿Todos paciente es candidato a una cirugía laparoscópica?

A pesar de que la laparoscopía es un procedimiento mínimamente invasivo y ofrece mayores beneficios postoperatorios en comparación de la cirugía abierta, es importante tener en cuenta que no todos los pacientes son candidatos para la misma. Cada paciente presenta circunstancias únicas que deben ser consideradas de manera individual.

Algunas de las características que pueden dificultar e incluso contraindicar la cirugía laparoscópica son las siguientes:

  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica severa (EPOC).
  • Cirugías abdominales previas.
  • Obesidad mórbida.
  • Estados metabólicos descontrolados.

Si tu o alguno de tus familiares padece algún tipo de padecimiento urológico, no dudes en acudir con nosotros en Urología Mérida, debido a que contamos con médico urólogo altamente capacitado para llevar a cabo diversas intervenciones laparoscópicas. No dudes en contactárnos.

laparoscopia en urología
Una de las ventajas de la laparoscopía es que permite ser una cirugía de mínima invasión comparada a las opciones convencionales de cirugías abiertas.
laparoscopia para problemas de riñón y cáncer de próstata
Alguno de los padecimientos para los que la laparoscopía es utilizada son problemas relacionados con el riñón y cáncer de próstata localizado.
evaluación para laparoscopía en urología
A pesar de ser una cirugía de mínima invasión no todos los pacientes son candidatos a la laparoscopía.
7/2/2018