icono telefono
999 196 0975
icono chat
999 142 52 32
icono mail
urologiamerida@gmail.com
icono skype
Urologia Merida
English Spoken

Mitos y realidades de la circuncisión

Existen muchos mitos de la circuncisión y acerca de lo que es, que son muy lejanos a la realidad, así como las indicaciones médicas para realizarla.

La circuncisión consiste en remover la piel que recubre la cabeza del pene (prepucio) mediante una cirugía que se realiza por un médico especialista.

La circuncisión se ha utilizado durante mucho tiempo de diferentes formas, dependiendo del lugar o de la región donde se llevaba a cabo, desde los antiguos egipcios, los judíos e incluso algunos de los nativos encontrados por Cristóbal Colón al llegar a América se encontraban circuncidados.

Alrededor del 30% de todos los hombres del mundo se encuentran circuncidados y la gran mayoría de este porcentaje, ha sido por motivos religiosos.

Antiguamente, la circuncisión se le realzaba a la mayoría de los recién nacidos, sin existir ninguna indicación médica real y podía poner en riesgo a los recién nacidos, motivo por el cual, en la actualidad, antes de realizar una circuncisión, se realiza una evaluación por parte del médico para decidir si la circuncisión es necesaria.

¿Es cierto que la circuncisión sólo se realiza en niños  recién nacidos?

Este es uno de los mitos de la circuncisión más comunes que existen, el cual es totalmente falso, debido a que existen diversas indicaciones médicas para realizar una circuncisión y no exclusivamente en recién nacidos, también es un procedimiento que se realiza en hombres adultos.

Algunas de las indicaciones médicas para realizar la circuncisión son las siguientes:

  • Fimosis: Es una situación en la cual la piel que recubre la cabeza del pene (prepucio) no puede ser retraída sobre la cabeza del pene (glande).
  • Parafimosis: Es la incapacidad de regresar el prepucio retraído a su posición original, la cual es sobre la cabeza del glande del pene.

¿Es más fácil limpiar un pene circuncidado?

Contrario los mitos de la circuncisión, un hombre que no se ha circuncidado, no tiene mayor o menor dificultad que un hombre circuncidado para tener una buena higiene en el pene. Lo único que se necesita hacer es retraer el prepucio cada vez que se baña.

¿La circuncisión protege del VIH y enfermedades de transmisión sexual?

Existen estudios que muestran que la circuncisión disminuye el riesgo de contagiarse de VIH cuando es realizada desde pequeño o antes de haber tenido relaciones sexuales, debido a que en el prepucio se encuentran una células llamadas Células de Langerhans, las cuales son más propensas a unirse a las células infectadas con VIH. Basados en estos hallazgos, en el 2007, la Organización Mundial de la Salud utilizó la circuncisión como una forma de detener la propagación del VIH. Existen estudios que también han demostrado que la circuncisión reduce la propagación de otras enfermedades de transmisión sexual.

Si bien, la circuncisión disminuye el riesgo de contagiarse con VIH o alguna otra infección de transmisión sexual, no es 100 % seguro que evite el contagio, por lo que se recomienda al momento de tener relaciones sexuales, utilizar métodos anticonceptivos de barrera como el preservativo, el cual ha demostrado otorgar mayor protección contra todas las enfermedades de transmisión sexual.

¿La circuncisión previene el cáncer de pene?

Los pacientes que son circuncidados son menos propensos a padecer cáncer de pene, sin embargo, los pacientes que no son circuncidados, pueden prevenir el cáncer de pene con una adecuada higiene y manteniendo limpio el glande del pene.

¿Es cierto que la circuncisión es una cirugía que no tiene riesgos ni complicaciones?

Este mito de la circuncisión es totalmente falso, debido a que todas las cirugías ya sean pequeñas o grandes, siempre conllevan riesgos y complicaciones, por más insignificantes que sean, siempre pueden llegar a presentarse.

Algunas de las complicaciones más severas que pueden llegar a presentarse son las siguientes:

  • Sangrado: Es la complicación temprana más común, sin embargo si se maneja de manera adecuada, es totalmente reversible.
  • Infección: Es la segunda complicación más común (después del sangrado), aunque normalmente es leve y se maneja de maner fácil con antibióticos tomados.
  • Estenosis meatal: Es la complicación a largo plazo más común y puede presentarse con dificultad para orinar.

Si tienes más preguntas acerca de la circuncisión y los beneficios o complicaciones que puede presentar, no dudes en acudir con un médico urólogo, el cual se encuentra especializado en este tipo de condiciones.

5/30/2018