icono telefono
999 196 0975
icono chat
999 142 52 32
icono mail
urologiamerida@gmail.com
icono skype
Urologia Merida
English Spoken

¿Qué es la Circuncisión?

La circuncisión es una cirugía altamente efectiva y segura que se lleva a cabo de forma ambulatoria.

En el procedimiento se mide de forma precisa la cantidad excedente de piel que recubre el glande (prepucio), la cual se retira y posteriormente se reconstruye la piel del pene y frenillo para lograr un resultado estético.

A lo largo de la historia, la circuncisión ha sido utilizada en varones recién nacidos por muchas razones, desde razones religiosas, estéticas y de salud, sin embargo, no es únicamente una operación que se realice en los varones recién nacidos, también puede llevarse a cabo en los hombres adultos. Actualmente alrededor del 30 % de los hombres de todo el mundo (tanto niños como adultos) han sido circuncidados.

Se ha demostrado que la circuncisión además de mejorar estéticamente el pene, disminuye la incidencia de enfermedades de transmisión sexual (VPH, VIH, etc), infecciones de vías urinarias y cáncer de pene.

Anatomía

En los hombres, la región urogenital contiene la raíz del pene. Los testículos y las estructuras relacionadas, aunque van dentro del escroto desde el abdomen, suelen evaluarse con el pene durante la exploración física.

  • Escroto: Es el lugar en donde se encuentran los testículos y demás estructuras internas del aparato reproductor del hombre (como los vasos sanguíneos y linfáticos, el epidídimo y el conducto deferente)
  • Testículos: Los testículos son de forma ovalada y pueden palparse con facilidad a través de la piel del escroto y es en donde se da la producción de espermatozoides.
  • Pene: El pene es el órgano sexual masculina, alcanza su tamaño completo durante la pubertad. Además de su función sexual, actúa como conducto para la orina. Está hecho de varias partes:

Glande (Cabeza del pene): En hombres que no han sido circuncidados, el glande está cubierto por un tejido rosado y húmedo llamado mucosa y lo que cubre al glande en su totalidad es el prepucio. En hombres circuncidados, el prepucio es removido por medio de una cirugía.

Cuerpos cavernosos: Son dos columnas de tejido que van a los lados del pene. La sangre llena este tejido para poder ocasionar una erección.

Cuerpo esponjoso: Es una columna de tejido esponjoso que se extiende a lo largo del frente del pene y termina en el glande, se llena de sangre durante la erección manteniendo la uretra abierta.

Uretra: Atraviesa el cuerpo esponjoso del pene y sirve como conducto de la orina, expulsandola finalmente del cuerpo.

Una erección resulta de los cambios en el flujo de la sangre dentro del pene. Cuando un hombre se excita, los nervios causan que los vasos sanguíneos del pene se expandan, por lo que se acumula más sangre dentro del pene y sale menos, lo que ocasiona que el tejido de los cuerpos cavernosos se endurezca.

Fisiopatología

El prepucio es un pliegue de piel que cubre el glande, está alineado con una capa queratinizada externa y una interna de la mucosa. La bolsa así creada puede recoger células epiteliales descamadas que forman las llamadas perlas de queratina en bebés y niños pequeños (que no son de naturaleza infecciosa), en dados casos es necesario realizar la circuncisión.

En la adolescencia, los desechos celulares y las secreciones locales se acumulan en forma de esmegma si el pene no se limpia regularmente, por lo que en un paciente que no tenga la adecuada higiene, se recomendará someterse a la circuncisión.

Indicaciones médicas para realizar la circuncisión

Existen grupos que se oponen a la circuncisión en pacientes recién nacidos, alegando que la piel que recubre al glande (prepucio) tiene terminaciones nerviosas especializadas que contribuyen al placer sexual, así como otras funciones importantes, incluidas la protección natural del glande. Estos grupos argumentan que la permanente exposición del glande al aire libre termina con desensibilización y queratinización del glande. De cualquier manera, no existe evidencia científica que respalde esta suposición.

Un estudio realizado por Bossio y colaboradores evaluó la sensibilidad del pene en 62 hombres de edades entre 18 y 37 años (30 hombres circuncidados y 32 hombres no circuncidados) para comparar la función del nervio periférico del pene que ha sido circuncidado. Los hallazgos del estudio sugirieron que existen implicaciones mínimas a largo plazo sobre la afectación de la sensibilidad del pene como resultado de la circuncisión en niños recién nacidos.

Aunque muchas familias eligen circuncidar a sus hijos varones recién nacidos por motivos culturales, religiosos e incluso por cuestiones de higiene.

Son pocas las indicaciones médicas reconocidas para la realización de la circuncisión, entre las cuales se encuentran, la fimosis, parafimosis, balanitis y postitis. La circuncisión también se recomienda en varones recién nacidos y niños pequeños que desarrollan infecciones del tracto urinario con frecuencia, así como en niños que requieren cateterismo intermitente y limpio para facilitar este procedimiento.

Fimosis: Es una condición en la cual el prepucio no puede ser retraído para descubrir el glande. En bebés, niños pequeños y niños en edad preescolar, el prepucio puede parecer apretado y no retráctil, con adherencias delgadas al glande. Esta condición progresa hasta que se produce una queratinización progresiva de las capas epiteliales entre el glande y el prepucio interno. La fimosis severa en pacientes jóvenes es rara y puede ser demostrada por el abultamiento del prepucio mientras se orina. A los 3 años de edad, sólo el 10% de los niños no pueden retraer por completo el prepucio. En la adolescencia el 98-99 % de los adolescentes pueden retraer por completo su prepucio para exponer el glande.

Fimosis adquirida: La fimosis adquirida se produce como resultado de una higiene deficiente de la cabeza del pene, balanitis crónica o retracción forzada repetitiva del prepucio, que finalmente conduce a la formación de un anillo de tejido fibrótico cerca de la abertura del prepucio que evita la retracción para exponer la cabeza del pene. La fimosis no causa obstrucción a la corriente urinaria, sin embargo, sin una higiene adecuada, los pacientes corren el riesgo de desarrollar irritaciones crónicas de la piel, infecciones por hongos, balanitis, postitis y la retracción forzada del prepucio puede provocar parafimosis. Una persona con fimosis verdadera puede tener dolor durante la actividad sexual.

Parafimosis: La parafimosis es la incapacidad para revertir la retracción de la piel que recubre la cabeza del pene a su posición natural. Esta condición representa una verdadera urgencia urológica. Cuando no es tratada de manera adecuada, puede resultar en una congestión venosa y edema del glande y el prepucio, que con el tiempo progresa a la oclusión arterial con el consiguiente riesgo de isquemia (pérdida del flujo sanguíneo) de las porciones o de todo el glande. La parafimosis puede ocurrir cuando los padres o las personas que se encargan del cuidado del niño retraen por la fuerza el prepucio para poder limpiar el pene o intentar el cateterismo y no devuelven el prepucio a su posición original. Se observa edema, aumento de la sensibilidad y eritema del glande, junto con edema del prepucio y flacidez del eje del pene cercano a las áreas de parafimosis. Al ser una emergencia urológica debe tratarse lo más pronto posible. La retracción manual del prepucio sobre el glande normalmente puede ser lograda. La reducción manual se logra colocando presión, utilizando los dedos índice y medio, alrededor del prepucio con la finalidad de reducir el edema y aplicando (al mismo tiempo) presión sobre el glande con ambos pulgares para empujar el glande a través del prepucio apretado y de esta manera permitir que el prepucio regrese a su posición natural, si esta manipulación no es efectiva, una incisión dorsal a nivel de la banda constrictora liberara el prepucio. La circuncisión debería realizarse luego de manera electiva.

Balanitis o postitis: La balanitis es una infección del glande del pene, mientras que la postitis es una infección del prepucio. Ambas infecciones normalmente responden a tratamiento con antibióticos tomados y tópicos, así como baños con agua tibia. En la postitis los signos y síntomas incluyen eritema, hinchazón, calor y aumento de la sensibilidad del prepucio, en la balanitis los signos y síntomas son eritema, hinchazón, calor y aumento de la sensibilidad en el glande del pene. Un líquido llamado exudado seropurulento puede ser evidente. Tanto la balanitis como la postitis pueden ser resultado de una mala higiene en los genitales. En niños pequeños, la microbiota mixta es generalmente la causa de este tipo de infecciones, mientras que la balanitis, tricomona y otras infecciones por candida se pueden ver en adolescentes sexualmene activos. Una sustancia blanquecina llamada esmegma es un hallazgo normal y no significa que exista una infección. El esmegma está formado por células epiteliales descamadas atrapadas entre el glande y el prepucio a través de un proceso natural que ayuda a la separación normal del glande y del prepucio.

Si bien, existen muchas razones por las cuales se realiza la circuncisión, desde culturales y religiosas, las indicaciones médicas son escasas.

Detalles  de la cirugía

La circuncisión es considerada una cirugía de tipo menor y de forma habitual no amerita que el paciente permanezca hospitalizado, únicamente en observación por escasas horas en lo que se recupera de la anestesia (en caso de que la anestesia así lo requiera).

La cirugía dura un tiempo aproximado de 40 a 60 minutos en llevarse a cabo y se utiliza material quirúrgico especializado. La anestesia que se utiliza normalmente es el bloqueo peneano, que es una anestesia de tipo local, la cual se administra con una aguja muy pequeña cerca de la base del pene.

Antes de iniciar la cirugía es necesario aplicar la anestesia, la cual se aplica por medio de infiltración a nivel dorsal en la raíz del pene para bloquear los nervios dorsales, posteriormente se infiltra de manera más superficial toda la circunferencia de la base del pene. Puede ser necesaria la infiltración adicional a nivel del frenillo.

Una vez que se ha colocado la anestesia se procede a realizar la cirugía, existen varias técnicas quirúrgicas para realizar la circuncisión.

Técnica de resección en manguito: Es una de las técnicas quirúrgicas para realizar la circuncisión y se lleva a cabo de la siguiente manera:

  • Primera incisión circunferencial: Si el prepucio no puede retraerse por fimosis irreductible, se realiza antes una incisión dorsal, hasta que se pueda descubrir el glande. Con el prepucio ya retraído se realiza la primera incisión circunferencial paralela al surco balanoprepucial a 1 centímetro aproximadamente. En la parte ventral se secciona el frenillo, quedando a ese nivel la incisión circunferencial en forma de “V” invertida.
  • Frenuloplastia: Se cierra de manera longitudinal la “V” invertida del frenillo con 2 a 4 puntos.
  • Segunda incisión circunferencial: Con el prepucio reducido (cubriendo el glande) se realiza una segunda incisión circunferencial siguiendo el relieve del surco balanoprepucial. En este caso no es preciso seguir la “V” invertida a nivel ventral.
  • Resección del manguito: Se retrase de nuevo el prepucio y se reseca el manguito de piel y dartos que queda entre las dos incisiones circunferenciales. Se debe de hacer buena hemostasia en el lecho para así evitar hematomas posteriores a la operación.
  • Sutura de los bordes: Primero se dan 4 puntos cardinales (1 ventral, 1 dorsal y 2 laterales) y se dejan referenciados; después se dan 3-4 puntos interrumpidos del mismo material (vicryl) en cada uno de los 4 cuadrantes que quedan.
  • Al finalizar la cirugía se aplica povidona iodada y se deja la herida cubierta con una compresa.

Hay que tener en cuenta que en toda cirugía, sea menor o mayor, siempre existe el riesgo de presentarse complicaciones, ya sean mediante la cirugía o posterior a ésta, sin embargo, el médico urólogo que la realiza está altamente capacitado para manejar las complicaciones que se pudiesen llegar a presentar.

Son varios los cuidados que se deben de tener con el pene después de haber realizado la circuncisión:

  • Se deben de realizar curaciones locales con povidona yodada durante 7 días aproximadamente.
  • En los pacientes adultos, una de las indicaciones importantes a seguir es mantener reposo sexual hasta que los puntos (suturas) utilizadas durante la cirugía se hayan caído.
  • Se deben de evitar las erecciones durante los próximos 7 días.
  • En caso de que exista alguna complicación (sangrado, dolor, fiebre, infección del sitio quirúrgico, etc) se deberá acudir inmediatamente con el médico urólogo que realizó la cirugía.

Beneficios de la circuncisión

Algunos de los beneficios o ventajas de la circuncisión en adultos son los siguientes:

  • Un hombre circuncidado tiene menos probabilidades de padecer infecciones del tracto urinario.
  • Hay menos probabilidades de padecer enfermedades de transmisión sexual en los hombres.
  • La circuncisión en adultos tiene protección contra el cáncer de pene y también reduce el riesgo de cáncer de cuello uterino en las parejas sexuales femeninas.
  • Previene algunas enfermedades como la balanitis (que es la inflamación de la cabeza del pene o glande) y la balanopostitis (que es la inflamación del glande y del prepucio).
  • Previene la fimosis (que es la incapacidad de retraer el prepucio) y a parafimosis (que al contrario de la fimosis, es la incapacidad de regresar el prepucio a su lugar original).
  • La circuncisión facilita la limpieza de la cabeza del pene.

Riesgos o complicaciones de la circuncisión

Algunas de las complicaciones que podemos esperar de la circuncisión en niños y la circuncisión en adultos, son las siguientes:

  • Como en toda operación, los pacientes pueden presentar dolor en el área del pene después de que el efecto de la anestesia haya terminado, por lo que se darán medicamentos para el dolor.
  • Los pacientes que se someten a la circuncisión, sean niños o adultos, pueden presentar sangrado, ya sea durante la circuncisión o incluso algunos días después de haberse realizado.
  • Puede existir una irritación del glande.
  • Al someterse a esta operación, puede incrementarse el riesgo de padecer meatitis (que es la inflamación del orificio del pene por donde sale la orina) y ocasionar dolor y dificultad para orinar.
  • En algunas ocasiones, el pene puede resultar lesionado por la operación.

Costo de la cirugía

El costo de la circuncisión oscila entre los 6 mil y 10 mil pesos, dependiendo del lugar en donde se realice, ya sea el consultorio médico o en un quirófano, siendo más cara en un quirófano, pero obteniéndose mayores beneficios.

Los insumos o recursos que se van a usar en la circuncisión varían si se realiza en:

Consultorio médico: El médico urólogo es quien realiza la circuncisión, acompañado del personal quirúrgico de enfermería que se  encarga de instrumentar durante la cirugía, el equipo quirúrgico especializado y se utiliza anestesia local.

Quirófano: El médico urólogo es quien realiza la circuncisión, acompañado del personal quirúrgico de enfermería que se encarga de instrumentar durante la cirugía, el equipo quirúrgico especializado, el anestesiólogo y la sedación y el área de recuperación posterior a la sedación.

Recuerda que en Urología Mérida contamos con un equipo de médicos certificados expertos en urología, no dudes en contactarnos para resolver todas tus dudas.

5/30/2018