icono telefono
999 196 0975
icono chat
999 142 52 32
icono mail
urologiamerida@gmail.com
icono skype
Urologia Merida
English Spoken

¿Qué es la litotricia?

La litotricia es la operación que consiste en destruir o pulverizar las piedras o cálculos que se encuentran en alguna cavidad o conducto dentro del cuerpo, con la finalidad de que puedan ser expulsadas con mayor facilidad.

Existen diferentes tipos de litotricia, dependiendo del abordaje que se utilice podemo dividirlas en litotricia intracorpórea y litotricia extracorpórea.

¿Qué es la litotricia intracorpórea?

La litotricia intracorpórea o litotricia endoscópica se refiere a la visualización de las piedras o cálculos en el tracto urinario con la aplicación simultánea de energía para fragmentar el cálculo o las piedras en piezas más pequeñas que sean extraíbles.

Muchos cálculos en el tracto urinario superior pueden ser tratados con litotricia extracorpórea por ondas de choque, sin embargo, para los cálculos que son malos candidatos para esta modalidad, ya sea por su tamaño o por su composición, está indicada la terapia endoscópica. La ureteroscopia es el medio más común que se utiliza para visualizar un cálculo en el tracto urinario superior.

El tratamiento endoscópico es utilizado con mayor frecuencia para tratar cálculos que debido a su tamaño obstruyen la luz del tracto urinario. La mayoría de los cálculos infecciosos son de gran tamaño y se encuentran localizados en el riñón, por lo tanto, éstos también son tratados de manera endoscópica. En estos casos, lo que se utiliza es la litotricia ureteroscópica retrógrada o nefrostolitotomía percutánea.

Dentro de los instrumentos que se utilizan en la litotricia intracorpórea se incluyen dispositivos ultrasónicos, electrohidráulicos y mecánicos, así como varios láseres. Estos instrumentos se pasan a través del canal de trabajo del endoscopio para poder fragmentar las piedras en piezas más pequeñas y extraíbles. Durante la litotricia se usan cestos y pinzas para inmovilizar las piedras y eliminar los fragmentos de las piedras.

La litotricia ureteroscópica como tratamiento común para los cálculos ureterales distales comenzó a utilizarse a principios de los años ochenta. Durante el mismo período, la litotricia extracorpórea se introdujo como tratamiento para los cálculos renales de tamaño moderado y sin complicaciones.

A principios del año 1990 la Asociación Americana de Urología desarrolló guías de práctica clínica para el tratamiento de los cálculos en las vías urinarias.

El primer panel de guías de práctica clínica se ocupó del tratamiento de cálculos renales grandes (mayores de 2.5 cm). En este estudio, el panel de la Asociación Americana de Urología sugirió que las nefrostolitotomía percutánea era superior a la litotricia con ondas de choque para cálculos de ese tamaño.

El segundo panel de guías de práctica clínica abordaba el tratamiento de los cálculos que se encontraban en los uréteres. El tratamiento fue estratificado de acuerdo al tamaño de la piedra, la localización de la misma y otras consideraciones. El panel sugirió que los cálculos menores de 5 milímetros que no se encuentran asociados con la obstrucción del tracto urinario superior de alto grado con frecuencia son expulsados por el cuerpo sin necesidad de intervención quirúrgica. Del mismo modo, el panel también sugirió que aquellos pacientes con cálculos menores de 5 milímetros pero sin una obstrucción prolongada, sintomática o completa del tracto urinario superior o una infección asociada deben controlarse de manera clínica.

El panel de la Asociación Americana de Urología recomendó que los cálculos renales más grandes y los asociados con una obstrucción significativa se pueden tratar con litotricia ureteroscópica.

Ciertos características de los pacientes o de los cálculos pueden favorecer la litotricia ureteroscópica sobre la litotricia con ondas de choque o la nefrolitotripsia percutánea. Estos incluyen los siguientes:

  • Ubicación de una piedra en el polo inferior.
  • Composición de la piedra de monohidrato de oxalato de cisteína o calcio.
  • Obesidad mórbida.
  • Diátesis hemorrágica incorregible.
  • Piedras dentro de un divertículo calicial o estenosis infundibular.
  • Riñón ectópico.

¿Qué es la litotricia extracorpórea?

Antes de la introducción de la litotricia extracorpórea o litotricia extracorpórea por ondas de choque en 1980, el único tratamiento para los cálculos que no podían pasar a través del tracto urinario por sí solos era la cirugía abierta. En comparación con las cirugías abiertas y con la litotricia intracorpórea, la litotricia extracorpórea por ondas de choque es un procedimiento mínimamente invasivo, expone a los pacientes a menor cantidad de anestesia y produce tasas equivalentes sin cálculos en pacientes seleccionados de manera adecuada.

La efectividad de la litotricia extracorpórea por ondas de choque radica en su capacidad para pulverizar los cálculos in vivo en fragmentos más pequeños, de tal manera que el cuerpo los pueda expulsar espontáneamente. Las ondas de choque se generan y posteriormente son enfocadas en un punto dentro del cuerpo. Las ondas de choque se propagan a través del cuerpo con una disipación insignificante de energía (y por lo tanto de daño) debido a la mínima diferencia en la densidad de los tejidos blandos. La repetición de la aplicación de ondas de choque en el lugar donde se encuentra la piedra finalmente produce la pulverización de la misma en pequeños fragmentos (de manera ideal menores a 1 milímetro) que el cuerpo puede expulsar de manera espontánea y sin dolor.

Dentro de las opciones terapéuticas que se tienen en la actualidad para el tratamiento de los cálculos renales y ureterales se incluyen el manejo conservador (espera vigilante a que el cálculo sea expulsado de manera espontánea), litotricia extracorpórea con ondas de choque, técnicas endoscópicas (litotricia ureteroscópica rígida o flexible) y tratamientos percutáneos.

Las guías de práctica clínica para cálculos renales y ureterales de la Asociación Americana de Urología ha clasificado a la litotricia extracorpórea con ondas de choque como un posible tratamiento de primera línea para los cálculos renales y ureterales que midan menos de 2 centímetros.

Dentro de las indicaciones de la litotricia extracorpórea con ondas de choque tenemos las siguientes:

  • Personas que trabajan en profesiones en las que los síntomas inesperados que ocasiona el paso de una piedra a través del tracto urinario pueden provocar situaciones peligrosas, tal es el caso de pilotos, personal militar, médicos, en este tipo de pacientes se prefiere la eliminación definitiva de los cálculos para evitar resultados adversos.
  • Pacientes que únicamente cuentan con un riñón, en los que el intento de manejo conservador y el paso espontáneo de la piedra a través del tracto urinario puede conducir a un estado anúrico (cuando el paciente ya no puede orinara).
  • Pacientes con hipertensión arterial sistémica, diabetes mellitus u otras enfermedades crónico - degenerativas que predisponen a la insuficiencia renal.

Si tu o alguno de tus conocidos ha presentado síntomas de piedras en el riñón o en el uréter o ya han sido diagnosticados con cálculos renales, no dudes en acudir de inmediato con un médico urólogo.

En Urología Mérida contamos con médico urólogo certificado y altamente capacitado para llevar a cabo este tipo de procedimientos.

litotricia o arenilla
Durante la litotricia intracorpórea es necesario visualizar las piedras debido a que se encuentran en lugares muy oscuros.

tratamiento para las piedras en el riñón
La litotricia permite la pulverización de piedras o cálculos mediante ondas de choque para facilitar su expulsión o tratamientos láser dependiendo del tipo de cálculo que se encuentre.
láser para tratar la litotricia
Durante la litotricia extracorpórea se utilizan ondas de choque las cuales son mínimamente invasivas para el paciente, permitiendo también la pulverización de piedras pequeñas
7/2/2018