icono telefono
999 196 0975
icono chat
999 142 52 32
icono mail
urologiamerida@gmail.com
icono skype
Urologia Merida
English Spoken

Tratamiento para el cáncer de próstata

El cáncer de próstata es el cáncer no cutáneo más común en los Estados Unidos. Se estima que aproximadamente 1 de cada 6 hombres de raza blanca lo padece y 1 de cada 5 hombres afroamericanos los padece y es más frecuente a edades más avanzadas.

En la mayoría de los casos, el cáncer de próstata se diagnostica en estudios de rutina en pacientes que no presentan sintomatología alguna. Algunos de los síntomas son los siguientes:

  • Retención urinaria o dificultad para orinar.
  • Dolor en la espalda baja.
  • Hematuria (sangre en la orina).

Algunos hallazgos que se realizan cuando los pacientes se encuentran en las etapas avanzadas del cáncer pueden ser las siguientes:

  • Caquexia.
  • Disminución de la densidad ósea.
  • Linfedema de extremidades inferiores o trombosis venosa profunda.
  • Adenopatía.
  • Vejiga sobredistendida debido a obstrucción de la salida de la orina.

¿Qué tratamientos existen para el cáncer de próstata?

Las guías de práctica clínica actuales de la asociación americana de urología recomiendan que la selección del tratamiento para el cáncer de próstata debe de considerar los siguientes puntos:

  • Severidad del cáncer (Estadío en el que se encuentra).
  • Preferencias del paciente.
  • Expectativa de vida.
  • Tratamiento previo funcional y síntomas genitourinarios presentes.
  • Expectativa del estado funcional posterior al tratamiento empleado.

Los tratamientos estándar para el cáncer de próstata clínicamente localizado incluye los siguientes puntos:

  • Vigilancia activa.
  • Espera vigilante.
  • Prostatectomía radical.
  • Terapia con radiación.
  • Terapia hormonal.

El tratamiento para el cáncer de próstata localmente avanzado, generalmente se recomienda radioterapia junto con la ablación de andrógenos, aunque la prostatectomía radical puede ser la alternativa apropiada a la radioterapia en algunos casos. También se está utilizado como tratamiento para el cáncer de próstata una combinación de radiación externa, braquiterapia y terapia hormonal, sin embargo, aún no está claro si ofrece ventaja alguna sobre la terapia hormonal y la radiación externa sola, y si aumenta las complicaciones.

Lamentablemente, a pesar de tratamiento para el cáncer de próstata que pueda ser empleado, en los casos en los que ya existe metástasis raramente se puede curar. El manejo de estos casos normalmente incluye terapia directamente relacionada a el alivio de los síntomas (tratamiento paliativo para el dolor) e intenta disminuir la progresión de la enfermedad.

Cuando elegimos la mejor opción como tratamiento para el cáncer de próstata se hace para crear una supervivencia a largo plazo en menos del 10 % de los pacientes.

La mayoría de los pacientes que se someten a tratamiento para el cáncer de próstata se curan ya sea porque el tratamiento fue efectivo o porque tenían un tumor no mortal y el tratamiento no era del todo necesario. El resto de los pacientes no se curan, ya sea porque existía en ellos micrometástasis insospechadas o porque la terapia local no erradicó todas las células malignas.

La espera vigilante como tratamiento para el cáncer de próstata, normalmente se recomienda para los pacientes que tienen edad avanzada y a aquellos que tienen comorbilidades significativas que limitan su esperanza de vida o una esperanza de vida menor de 10 años. Es posible y muy probable que estos pacientes tengan una peor calidad de vida si su cáncer es tratado a que si permite que la enfermedad siga su curso. Tienen una gran posibilidad de fallecer por alguna de los comorbilidades agregadas y el tratamiento para el cáncer de próstata podría empeorar su condición y de esta manera acelerar la muerte.

En cuanto a la terapia por radiación tenemos dos posibilidades:

  • Radioterapia de haz externo: Un estudio de radioterapia para el tratamiento del cáncer de próstata localizado demostró que aquellos pacientes que recibieron terapia con radiación tenían menos complicaciones gastrointestinales y menos fracturas de cadera, así como menos probabilidades de ser sometidos a tratamientos adicionales contra el cáncer de próstata, sin embargo, eran más propensos a padecer disfunción eréctil.
  • Braquiterapia: Consiste en la inserción de semillas radioactivas dentro de la glándula prostática.

Normalmente la prostatectomía radical obtiene buenos resultados en los pacientes que el cáncer de próstata se encuentra localizado, sin embargo, en aquellos pacientes que ya sufren metástasis y son sometidos a la prostatectomía radical, no obtienen muchos beneficios en cuanto a curación, a pesar de eso, en muchos casos es recomendable emplear un tratamiento quirúrgico como la resección transuretral de próstata debido a que los paciente sufren obstrucción del tracto urinario por el crecimiento del tumor.

El tratamiento de primera línea para el cáncer de próstata en los pacientes en los que se ha identificado metástasis consiste en la supresión de hormonas masculinas (andrógenos), sin embargo, pueden llegar a existir algunos efectos secundarios, tales como:

  • Anemia.
  • Crecimiento de los pechos.
  • Discapacidad cognitiva.
  • Disminución de la líbido.
  • Disminución de la masa muscular.
  • Fatiga.
  • Disfunción eréctil.
  • Fracturas.
  • Enfermedades del aparato digestivo.
  • Osteoporosis.
  • Síndrome metabólico.
  • Edema pulmonar.
  • Cambios en la psique.
  • Ganancia de peso.

Por como habíamos mencionado, se debe evaluar las características del paciente, incluyendo las enfermedades agregadas que tenga, para así llegar a un tratamiento adecuado.

En Urología Mérida, contamos con médico urólogo - oncólogo altamente especializado en el tratamiento del cáncer de próstata, por lo que si tu o alguno de tus familiares sospecha o ha sido diagnosticado con cáncer de próstata, no dudes en contactarnos.

5/30/2018